La noche con sus encantos, lleva a que pensamientos, sentimientos y delirios varios, afloren.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Tocar fondo...

Renacimiento, día nuevo.

Mirada profunda de mis límites,

de mis flaquezas, de mis debilidades.

Tocar fondo, hundirse con lentitud

en lo insondable de sí.

Llegar a donde siempre se evita,

aquello oculto, desconocido.

Dudas, temores, inseguridad.

Interrogantes que se abren,

Al paso de la espesa selva de este interno ser.

Avanzar pese a los traspiés,

aunque el camino se torna arduo.

Llegó el momento; a enfrentarse.

Todo se ve oscuro,

cómo saber a que me enfrento.

De repente un resplandor me sorprende;

de dónde viene el reflejo.

Y ahí está mi máximo rival,

que me deja sin palabras.

Sorpresa, ahí, al frente me observo yo.

Cómo luchar, qué hacer,

me pregunto una y otra vez.

Duro desafío el que me toca hoy,

pero amo los retos, y éste es el mayor de ellos.

Qué más difícil que el reconocerse uno,

el peor de los obstáculos.

Confrontarme, pero no aplacarme.

Desde lo oscuro, generar luz,

desde el desvalimiento hacerme fuerte.

He de recurrir a la valentía que no tengo,

pero hoy al cambio me enfrento.