La noche con sus encantos, lleva a que pensamientos, sentimientos y delirios varios, afloren.

sábado, 23 de enero de 2010

Quiero un amor...


Que me lleve a cometer esas locuras que jamás concebí en mis pensamientos;
que sea sensible como un niño pequeño, pero duro en el momento que deba serlo;
que no tenga miedo a decir te quiero, o que piense que no hace falta porque yo he de saberlo;
que no me quiera por mis virtudes, pero que me ame con mis defectos.
Un amor que me dé momento a extrañarlo para así aumentar el deseo;
que me haga descubrir junto a él un universo nuevo;
que me haga sentir ese miedo del sufrimiento que sería perderlo;
que con sus besos me haga perder la noción del espacio y del tiempo.
Quiero un amor que me haga dejar de ser racional por momentos;
que invada mis sueños o sea motivo de mi desvelo;
que sea por quien delire en mis versos;
que en su mirada se transparentes sus más profundos sentimientos.
Que sea ese principe desteñido e imperfecto,
que no haga todo lo que quiero, pero que me sorprenda sabiendo cómo hacerlo;
que me respete, comprenda y que sea sincero;
que sea quien se adueñe de mis pensamientos, mi corazón y mi amor eterno.
... Ése, es el AMOR que quiero...