La noche con sus encantos, lleva a que pensamientos, sentimientos y delirios varios, afloren.

martes, 16 de marzo de 2010

Desahogo...


Inevitables, inoportunas,
Sin permiso atropellan mis ojos,
Y se abren paso, surcando mi rostro.
Incesantes mis lágrimas lo recorren,
Y una fuerza oprime mi pecho,
Dejándome sin aliento.
Una línea curva trata de esbozar una sonrisa,
Mientras siento desintegrarme,
Y consumirme por dentro.
Me ven vital, fuerte,
Pero no es mi penosa realidad,
Sino que estoy avasallada por la sensibilidad.
Cada palabra, gesto, es un puñal agudo
Enclavado en mí ser, pero siento merecerlo,
son el boomerang de regreso de lo que he hecho.
Silenciosa, abstraída, pequeña, insomne,
Aturdida de las voces de mi conciencia
Que solo me desorientan.
Y este corazón apabullado,
Tembloroso, miedoso a dar su veredicto,
Tiene mis días en vilo.