La noche con sus encantos, lleva a que pensamientos, sentimientos y delirios varios, afloren.

jueves, 18 de marzo de 2010

...La Carta..


Una y otra vez repasaba las letras,

que como marcas de fuego,

quedaron plasmadas en aquel papel,

e imborrables en los recuerdos de lo que fue.



La belleza de esas palabras,

que a un estado de ensueño,

en esos mágicos tiempos,

por el cariño que le sentía, la llevaban.



Era imposible no derramar lágrimas,

al tiempo que una triste sonrisa,

levemente se dibuja en su rostro,

al repasar esas dulces mentiras que felíz la hacían.



Pasado que cuesta desamarrar,

esos amoríos de juventud, intensos,

que ella deseaba fueran eternos,

que en el bello y duro camino del amor iniciandola fueron.