La noche con sus encantos, lleva a que pensamientos, sentimientos y delirios varios, afloren.

lunes, 22 de marzo de 2010

Desencontrados


Tú allí, donde solo tú conoces,


yo aquí, donde solo yo conozco;


ambos amándonos en silencio,


bajo la penumbra de no tenernos.


Tantas canciones compartidas


que aún no sabemos,


tantas noches de caricias


que nos dimos en sueños.


Contamos los días, las horas, los momentos;


contamos cada amanecer en que,


la cama vacía delata la ausencia,


de quien ocupa nuestros pensamientos.


Es el destino, el cruel villano,


que sólo provoca el desencuentro,


pero que no podrá evitar que estos amantes,


unan sus vidas, y ya no en sueños.